Se jugó la primera jornada de Copa Davis en Barranquilla, en la que se dieron dos enfrentamientos de sencillos entre Colombia y Brasil.

El primer juego estuvo a cargo de Santiago Giraldo por Colombia y Thiago Monteiro por Brasil, siendo este último el ganador. El Brasilero, con un potente servicio con su brazo izquierdo, fue indescifrable para Giraldo y lo venció con parciales de 6-1 6-2, en un juego que tan solo duró 1 hora, en el que le quebró el servicio en cuatro de las cinco ocasiones al colombiano.

No se vio a Santiago Giraldo cómodo en el partido, y por el contrario Monteiro, fue superior todo el tiempo, dominando el partido sin mayor dificultad, haciendo respetar de esta forma su superioridad en el ranking, donde es 125 del mundo actualmente, mientras el colombiano está en el puesto 290.

En el segundo partido de la tarde, el colombiano Daniel Galán enfrentó al brasilero Guilherme Clezar. Fue un partido bastante emocionante, pues el primer set se lo llevó el brasilero, y luego el colombiano Galán remontó ganando los dos siguientes para quedarse con el triunfo y empatar la serie a uno.

Fue vital el apoyo del público, que no dio por perdido el partido cuando Galán estaba por debajo en el marcador, y siguió apoyando cada vez con más fuerza al colombiano, que se inspiró y sacó un duro segundo set adelante, para rematar muy superior en nivel con un tercer set, donde incluso el cuarto game lo ganó con solo saques. Actualmente Daniel Galán es el número uno de Colombia, y 257 del mundo, mientras Clezar es el 234 del ranking.

El sábado continuarán los encuentros, donde se pondrán en disputa los puntos que faltan para clasificar a la ronda de ascenso al grupo Mundial. La jornada arranca a las 3 p.m. con el juego de dobles entre los colombianos Robert Farah y Juan Sebastian Cabal, y los brasileros Marcelo Demoliner y Marcelo Melo. Siguiendo con la serie, intervendrán en el tercer partido de sencillos Daniel Galán y Thiago Monteiro, y de ser necesario, el cuarto encuentro de sencillos se disputará entre Santiago Giraldo y Guilherme Clezar.

 

 

 

Deja un comentario